HISTORIA DEL SEÑOR DE QOYLLORIT’I-CUSCO

La Historia del Señor de Qoyllorit´i y Marianito Mayta

El “APU AUSANGATE” fue desde tiempos ancestrales un lugar sagrado para el contacto del hombre andino con sus Apus tutelares. Es en las faldas de este lugar sagrado, en el paraje del “Sinakara“, donde un humilde pastorcito quechua llamado Marianito Maita que apacentaba a sus llamas, encontró a un niño mestizo llamado Manuel (en el cusco andino al niño Jesús, se le conoce como niño Manuelito y en provincias altas también como niño marianito; esto es muy importante en el simbolismo de la leyenda) ambos se hicieron amigos y jugaban alegremente al punto que el niño quechua olvidaba su tarea y descuidaba la vigilancia de sus llamas; pero a pesar de ello el número de sus llamas crecía cada vez más casi en forma milagrosa. A Manuelito, el niño mestizo, lo que más le gustaba era bailar la danza de los “chunchos” el “Ccapac Chuncho” (esta danza tiene una función mágico religiosa, y tiene algunas variantes: el kcara chuncho, el Ccapac chuncho, y el Wayri chuncho. Esta última solo se puede bailar en Qoyllorritty y solo la pueden bailar los queros dela nación paucartambo. Representa una lucha ritual entre dos nobles, que vestidos y adornados con algunos símbolos incas: una especie de Mascaypacha con plumas rojas, de vestimenta roja con mangas blancas y armados con una especie de lanzas de chonta; luchan entre sí. Las luchas y batallas rituales se siguen llevando a cabo en las provincias altas, existe algunas evidencias de que la forma de elegir al sucesor del inca era por medio de estas batallas rituales)…y se pasaban el tiempo jugando y bailando. Un buen día Manuelito apareció con su ropa desgarrada y sucia, Marianito le pregunto porque nunca se cambiaba de ropa, a lo que Manuelito le respondió que no tenía otra para cambiarse. Manuelito se ofreció para conseguirle ropa. Al enterarse de esto el padre de Marianito y ver que sus rebaños habían crecido tanto, mando a su hijo comprar ropa para su amigo Manuelito como recompensa.

Marianito llego al Cusco buscando la tela para la ropa de Manuelito, pregunto en muchos lugares sin poder encontrarla, hasta que algunas personas le dijeron que el tipo de tela era de la misma calidad de que estaban hechas las vestimentas de los obispos y que mejor debía de preguntar en el arzobispado.

A duras penas y con mucho esfuerzo Marianito logro entrevistarse con el Arzobispo del Cusco, el cual con mucha atención y cierta incredulidad escuchaba la historia del niño. El Arzobispo le dijo que ese tipo de tela no había en Cusco y que la traían especialmente desde Arequipa. Le aconsejo que hablara con el párroco de Ocongate, al cual el Arzobispo le enviaba una carta con el mismo Marianito, en la cual le ordenaba al párroco averiguar más sobre el origen de la tela ante la sospecha de que se estuviera cometiendo algún tipo de sacrilegio por parte de algún campesino.

Luego de leer la carta del Arzobispo del Cusco; el Párroco de Ocongate va junto con Marianito hacia el Sinakara para tratar de atrapar al niño mestizo, lo intento una vez; al no poder atraparlo debido a una luz que lo cegaba retorna a Ocongate donde organiza un grupo de comuneros para volver al Sinakara y tratar de atrapar al niño mestizo. De regreso en el Sinakara luego de una larga caminata, el grupo de personas divisa a lo lejos a Marianito Mayta junto a su amigo que pastaban sus alpacas, deciden rodear a los niños para evitar que puedan escapar. Al darse cuenta Manuelito se esconde en un roquedal, cuando al fin lo encontraron, el sacerdote intento atraparlo y cuando lo consiguió el niño se transformó en un árbol de “tayanca” (el señor de tayancani, es un cristo crucificado cuya cruz se dice es un madero de este árbol, y es la representación del señor de Qoyllorriti que está grabado sobre la roca); marianito al ver esto enfermo gravemente y en su agonía pidió ser enterrado en la roca donde se habían visto por última vez con Manuelito. El lugar y la roca atrajeron muchos devotos indígenas, ante lo cual y para darle un velo de carácter cristiano las autoridades religiosas ordenaron el pintado de una imagen de Cristo crucificado en la piedra.

This entry was posted in agencias de viajes, bed and breakfast cusco, camino inca, centro historico, ciudad arqueologica, ciudad imperial, complejo arqueologico, cultura, cultura andina, cultura colonial, cultura inca, Cusco, cusco hostel, cusco hotel, cusco rooms, cuzco hotel, hostal quipu, hostales cusco, hostel cusco, hostels cusco, hotel in cuzco, hoteles cusco, inca trail, informacion turistica, informacion turistica cusco, informacion turistica peru, Kunturqaqa Cusco, patrimonio cultural, Peru, plaza de Armas, Quipu Cusco, tour cusco, tourist information, Turismo Cusco, turismo interno, Uncategorized, Valle Sagrado, valle sagrado de los incas, world. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>